El día que un tapatío pidió al Papa declarar a la Virgen de Guadalupe Patrona de la América Latina

Por cuanto la verdad Guadalupana es un elemento poderoso para fomentar el espíritu nacional, y significa la unión de las dos razas, la conquistadora y la conquistada, bajo la benéfica influencia del catolicismo, dando origen a las actuales naciones latino-americanas, los Operarios Guadalupanos deben propugnar porque la Virgen de Guadalupe sea proclamada Protectora de la América Latina.

Francisco Manuel Sánchez Jáuregui | Fundación Miguel Palomar y Vizcarra

En Agosto de 1909, el político y abogado tapatío, Dn. Miguel Palomar y Vizcarra, sugirió a los miembros de los Operarios Guadalupanos en Guadalajara, que trabajaran en la promoción de la extensión del patronato de Nuestra Señora de Guadalupe en América Latina. La propuesta hecha por Don Miguel Palomar y Vizcarra fue titulada: “¿Conviene comenzar a trabajar porque la Virgen de Guadalupe sea Protectora de la América Latina y que medios deben adoptarse?”. El 22 y 23 de octubre de 1909, en la reunión anual de los Operarios Guadalupanos en León, Guanajuato, se tomó la resolución  de promover la iniciativa del Lic. Palomar y Vizcarra registrándose así en el acta:

«Por cuanto la verdad Guadalupana es un elemento poderoso para fomentar el espíritu nacional, y significa la unión de las dos razas, la conquistadora y la conquistada, bajo la benéfica influencia del catolicismo, dando origen a las actuales naciones latino-americanas, los Operarios Guadalupanos deben propugnar porque la Virgen de Guadalupe sea proclamada Protectora de la América Latina. Así mismo, los Operarios Guadalupanos deberán propugnar porque los católicos mexicanos adquieran la convicción firme y vívanme sentida de que la vocación providencial de nuestra patria es obtener la unión con las naciones latino-americanas, para contrarrestar la ambición absorbente de los anglosajones del Norte, bajo el amparo de una devoción bien entendida e ilustrada a la Santísima Virgen de Guadalupe”

Lic. Miguel Palomar y Vizcarra, con su atuendo de Caballero de la Orden de San Gregorio Magno

La propuesta de Don Miguel Palomar fue presentada por los Operarios Guadalupanos a Don Leopoldo Ruiz, Arzobispo de Monterrey, quien sugirió a algunos obispos mexicanos pedir al Papa Pío X la declaración de la extensión Patronato de Nuestra Señora de Guadalupe a las naciones latinoamericanas. El Excmo. Arzobispo de México, Dn. José Mora y del Río, envió una carta a todos los obispos mexicanos, el 7 de diciembre de 1909, para que manifestaran su apoyo a la propuesta de los Operarios Guadalupanos y le autorizaran dirigirse a los obispos de América Latina para conseguir ese propósito. Los obispos de México estuvieron de acuerdo.

Así, en abril de 1910, con el apoyo de 74 obispos de toda América Latina, el Eminentísimo Cardenal Joaquín de Arcoverde Cavalcanti de Albuquerque, Arzobispo de San Sebastián (Río de Janeiro), dirigió la solicitud al Papa Pío X.

El 24 de agosto de 1910, el Papa Pío X hizo la declaración como se transcribe a continuación:

                  «América Latina. En atención a que mucho tiempo ha, comenzó́ a ser proclamada celestial Patrona no sólo de la República Mexicana sino de toda la América Latina la Santísima Virgen Madre de Dios, en su advocación de Guadalupe, cuya bellísima Imagen milagrosamente pintada se venera desde hace tres siglos con religiosidad constante que va en aumento de día en día, en el Santuario que existe en la Arquidiócesis de México, y el cual es con justicia, monumento universal de la piedad, así́ de la República Mexicana como de toda la América Latina para con la misma Madre de Dios, todos los Prelados de la Nación Mexicana y los demás Rmos. Ordinarios de toda la América Latina presididos por el Emmo. Cardenal Joaquín Arcoverde de Alburquerque Arzobispo de San Sebastián en el Brasil, enviaron humildes súplicas a Nuestro Santísimo Padre el Sr. Pío X, para que se dignara declarar Patrona de toda la América Latina a la misma Santísima Virgen de Guadalupe. Por lo cual, conforme a los trámites legales, habiendo propuesto el Relator. Emmo. Sr. Cardenal José́ de Calasanz Vives y Tuto, en la Junta Ordinaria de los Sagrados Ritos, habida en el Vaticano el día 16 de Agosto, el mencionado Patronato según las letras suplicatorias de más de setenta de aquellos Prelados; los Emmos. y Rmos. Padres encargados de los Sagrados Ritos, después de bien examinado el asunto y de oír al R. P. D. Alejandro Verde. Promotor de la ·Santa Fé, resolvieron responder: Afirmativamente, pro gratia si fuere de la aprobación de Su Santidad. Referidas todas estas cosas a nuestro Santísimo Padre, el Sr. Pío X, por el infrascrito Cardenal Prefecto de la Congregación de los Sagrados Ritos. Su Santidad aprobando y ratificando la sentencia de la misma Sagrada Congregación, en virtud de su autoridad suprema DECLARO Y CONSTITUYO CELESTIAL PATRONA DE LA AMERICA LATINA A LA SANTISIMA VIRGEN MARIA DE GUADALUPE: concediendo a la misma Virgen de Guadalupe, todos los privilegios y honores que de derecho pertenecen a los patronos principales de los lugares. No obstante ninguna cosa en contrario. Día 24 del mismo mes y año. Fr. S. Card. Martinelli, Prefecto.
Pedro La Fontaine, Obispo Charystien
. De esta forma consigna la historia el día en que un Tapatío consiguió del Papa Pío X  la extensión del Celestial Patronato de Nuestra Señora de Guadalupe en toda América Latina. Luego, otros papas extenderían su Patronato a todo el continente, honrando con profundo amor a Nuestra Señora de Guadalupe y encomendando los frutos de la nueva evangelización.

Que este 12 de diciembre, el recuerdo de la iniciativa de Don Miguel Palomar y Vizcarra, nos motive a contemplar a Nuestra Madre de Guadalupe, ella que sale siempre al encuentro de los más pobres y necesitados y, como nos lo enseñó el Papa San Juan Pablo II, invoquemos su auxilio con esperanza en nuestra Celestial Patrona.

Etiquetado , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *