COCO, Un homenaje a México y a la familia mexicana

Arnold Jiménez Ramírez | Director de la Fundación Miguel Palomar y Vizcarra

Son pocas las ocasiones en las que alguna película te deja con un excelente “sabor de boca”.  Pocos filmes son capaces de trasladarnos a otras épocas o a otros lugares para hacernos disfrutar, a través de la magia de la pantalla grande, de olores y sabores que evocan tradición y vida.

Disney – Pixar se aventuraron a llevar la cultura mexicana a la pantalla grande y lo hicieron recurriendo al tema del día de muertos, una ancestral tradición que se resiste a morir ante el embate

de ajenas costumbres extranjeras. La aventura ha dado como resultado una gran producción animada llamada “Coco” que, más allá de los aspectos técnicos, logra retratar con una fidelidad asombrosa, rasgos esenciales y característicos de nuestra cultura.

Coco es la historia de un niño llamado Miguel que vive en un tradicional pueblo de México, Santa Cecilia. Su gran sueño es ser un músico como su ídolo Ernesto de la Cruz, pero su familia se lo prohíbe. Persiguiendo su sueño se adentra junto a su perro dante a la “tierra de los muertos”. Allí descubrirá el secreto de su familia. Y mientras esto sucede, uno se encuentra con un estupendo mosaico que habla de México, de sus costumbres y de sus tradiciones, de sus personajes y de sus creencias. Por ejemplo, la “educadora” chancla de la madre mexicana, capaz de poner orden y aclarar ideas; la comida, las conchitas de chocolate o vainilla; el papel picado de color rosa o morado; el híbrido de Pedro Infante y Jorge Negrete representado en el personaje llamado Ernesto de la Cruz; los gestos y el andar de Cantinflas emulados por un calavera; A todo este mosaico se une la música de mariachi, un elemento primordial, sobre todo en el tema Recuérdame, que adquiere matices de alto calibre emocional. En fin, la película es un altar de muertos animado que plasma, de manera magistral, la idiosincrasia de las costumbres mexicanas que se resisten a morir o quedar anquilosadas en los anales de lo libros de historia.

A pesar de la genialidad con la que se plasma nuestras tradiciones, no es esto lo que sorprende del filme. Coco es sobre todo un homenaje a la familia mexicana y esto es lo que realmente llama más la atención de la película. Más aún, el tema de las tradiciones mexicanas parecen ser solo el pretexto para hablar de la importancia que tiene para la nuestra sociedad la familia. Y no sólo la familia nuclear, sino toda la familia, la extendida, donde los abuelos son venerados, cuidados, reconocidos y su voz es escuchada; donde los tíos son una especie de otros “padres” y los primos otros “hermanos”. La película nos enseña que es en la familia donde todo comienza, en donde todo acaba y en donde todo termina por cobrar sentido. Ciertamente los directores no pretendían hacer un filme sobre la familia, sino sobre la tradición del día de muertos. Para ello recorrieron por más de seis meses varias poblaciones del territorio nacional recogiendo lo mejor de lo nuestro y ahí, tenía que estar la familia.

El largometraje es generoso en todos los sentidos. Disney Pixar decidieron hablar de valores tan importantes como el perdón, la honestidad y la perseverancia recurriendo a personas – evidentemente en animaciones- y no a figuras antropomórficas como era costumbre en sus últimas producciones.

Coco es pues, una película que hay que ver y recomendar, no porque sea sobre valores, sino por su respeto y honestidad a la hora de describir y plasmar a nuestro México. Si en otras ocasiones compartimos sobre las películas que “no debemos ver” por sus ataques a nuestros valores, reconozcamos y promovamos aquellas que decidieron transitar por la vía contraria.

¡Bien por Coco, bien por la familia!

 

Etiquetado , , , , , , , , , .

Un comentario

  1. Corrección fraterna. –
    Creo que caen en contradicción en la redacción.

    Dicen:

    «Coco es pues, una película que hay que ver y recomendar, no porque sea sobre valores, sino por su respeto y honestidad a la hora de describir y plasmar a nuestro México.»

    Dan a entender que no hay que verla o recomendarla tanto por que sea de valores… sino por el respeto y honestidad…
    Hablan de «respeto» y de «honestidad» ¿acaso no son estos valores?

    Los valores sí hay que ensalzarlos, recomendarlos, fomentarlos o promoverlos.

    Coco es pues, una película que hay que ver y recomendar, ya que al ser de valores, fomenta el respeto y la honestidad a la hora de describir y plasmar a nuestro México.

    Excelente artículo.
    Felicidades por promover las buenas tradiciones y costumbres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *