Cardenal Posadas Ocampo, Un Hombre de Paz

 

Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo

Tuve la oportunidad de conocer personalmente a Don Juan Jesús Posadas Ocampo y gozar de su amistad, en algunas ocasiones platicábamos de los retos de la Iglesia y los problemas sociales. Don Juan Jesús era un Pastor muy afable, paciente, siempre dispuesto a escuchar, preocupado por su grey, humilde y sencillo pero también culto, preparado… siempre transmitía paz y confianza. Su asesinato la tarde del lunes 24 de mayo de 1993 marcaría a Guadalajara, a Jalisco y a México con uno de los episodios más dramáticos y más tristes de su historia.
A 21 años de los hechos, el expediente de las investigaciones sigue abierto en la Procuraduría General de la República, desde que fue retomado en junio del 2001 a petición expresa del Congreso de Jalisco y de los Obispos de México. Mucho se ha avanzado desde entonces en las pruebas consignadas en los expedientes que han llegado ya a integrar 100 tomos de actuaciones, en las que consta entre otras muchas cosas que:

No hubo fuego cruzado entre dos bandas como se dijo en un principio.  No hubo confusión como se aseveró después. El Cardenal Posadas fue víctima de un asesinato directo pues, a menos de un metro de distancia, recibió 14 tiros quedando huellas de pólvora en su mentón, como lo señaló con valor y precisión Mario Rivas Souza el médico forense.

Junto a esta evidencia, hay hechos irrefutables que hablan por sí mismos:

  • El primer detenido, Jesús Alberto Ballardo "El Gory " acusado de haber participado y disparado, no ha sido juzgado y fue enviado a Estados Unidos sin avisar al Juez competente. Allá en el vecino País “desapareció”. Después, con el apoyo del Cardenal Theodore McKerric, Arzobispo de Washington y del Congresista Cristopher Smith, a través de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Representantes, se solicitó que este personaje regresara a México.  Además, se encontró un peritaje oficial del 25 de mayo de 1993 que acredita que dicha persona no disparó. Finalmente, Jesús Alberto Ballardo no fue regresado a México.
  • El señor Ignacio Flores, un amigo de la infancia del Cardenal Posadas, declaró que  en una visita que le hizo 18 días antes de ser asesinado, su Eminencia le confió que fue amedrentado por José Córdoba Montoya (entonces Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República) en una reunión celebrada en la Residencia Oficial de Los Pinos, quien le exigió al Purpurado no denunciar la  protección que gente del gobierno brindaba a cárteles de la droga y la prostitución.
  • Además, pruebas como las bitácoras oficiales de los vuelos del día del asesinato acreditan fehacientemente que un avión de la Procuraduría aterrizó en el aeropuerto una hora antes del crimen y salió a la ciudad de México media hora después. Así como las diversas declaraciones que señalan a la Policía Federal como implicada en el operativo contra el Cardenal.

México vive tiempos difíciles con inseguridad y violencia desbordada en muchas regiones del país y miles de mexicanos padecen temor y desconfianza ante la delincuencia la impunidad y la violencia, como lo han expresado nuestros Obispos a través  del Presidente de la CEM, el Arzobispo de Guadalajara, Cardenal Francisco Robles Ortega, y el propio Papa Francisco que ha hecho un llamado a la concordia y a la paz en la reconciliación, la verdad y el diálogo.

El Presidente Enrique Peña Nieto ha impulsado y se vienen construyendo reformas estructurales que alienten el desarrollo del país. A 21 años del crimen del Cardenal Posadas Ocampo, sería una buena señal de compromiso en la lucha contra la inseguridad, la violencia y la impunidad, consignar al Poder Judicial todos los avances y actuaciones en el caso que se han realizado desde su reapertura en 2001 a fin de que los jueces puedan resolver sobre las presuntas responsabilidades del mismo.

 

Fernando Guzmán

Presidente de la Fundación Miguel Palomar y Vizcarra

Etiquetado , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *